Se realizó el Primer Encuentro Anual del Centro de Fomento a la Industria y al Comercio Exterior (CEFICE).

 

El martes 5 de abril se desarrolló la jornada “Aportes indispensables para la expansión comercial e industrial argentina”, Primer Encuentro Anual del Centro de Fomento a la Industria y el Comercio Exterior (CEFICE) organizado por la Facultad Regional Avellaneda de la Universidad Tecnológica Nacional, realizado en el Salón de Videoconferencias del Campus Villa Domínico.

 

Con la participación de autoridades de la Facultad, y de representantes del ámbito industrial, político y económico, se llevaron a cabo dos paneles: “Políticas públicas para el desarrollo económico regional” y “Aportes indispensables para la expansión comercial e industrial argentina”.

 

Del primero, participaron el Decano de la UTN Avellaneda, Lic. Luis Garaventa; el Dr. Martín Cabrales (empresario industrial, Café Cabrales); y el Ing. Esteban Songini (Director del CEFICE).

 

El segundo panel, en tanto, contó con la palabra del Vicedecano de la Facultad, Ing. Víctor Barbuto; de Martín Rapallini (Presidente de la Unión Industrial de la provincia de Buenos Aires, Tesorero de la Unión Industrial Argentina); y de la Diputada Nacional Mónica Litza (Directora de la Escuela de Gobierno y Políticas Públicas ProyectAR).

 

La bienvenida al encuentro fue brindada por el Secretario de Relaciones Institucionales de la FRA, Julián Saragüeta. “Este es un primer paso para el CEFICE. Abrimos el debate sobre los aportes que se pueden hacer desde cada sector en el contexto del país”, afirmó. La moderación de las charlas estuvo a cargo de la periodista Florencia Barragan (columnista de la TV Pública, Ámbito Financiero y Futurock).

 

“Políticas públicas para el desarrollo económico regional”

“El ámbito académico, la universidad, puede colaborar fuertemente con el sector privado en el aporte de conocimientos. Esas posibilidades se generan a través del diálogo. Estos espacios de encuentro abren oportunidades para el trabajo conjunto con la industria, con el Estado y con otras instituciones educativas donde podamos aportar soluciones colectivas, trasladar los debates propios del ámbito universitario hacia el sector privado para la búsqueda de consensos”, expresó el Lic. Luis Garaventa al abrir el panel.

 

El Ing. Songini, a continuación, explicó que el CEFICE “surge a partir de la comprensión de las falencias en el diálogo entre el sector productivo, el privado y el académico. Trabajando en conjunto podemos plantear un objetivo común para el crecimiento industrial”, y remarcó la importancia de “generar un vínculo con el comercio exterior y lograr productos con mayor valor agregado para la exportación”.

 

En el mismo tono se expresó el Dr. Martín Cabrales: “Es fundamental el intercambio con la universidad. Desde la industria necesitamos un diálogo fluido con los niveles académicos para sacar provecho del conocimiento científico”. “El asesoramiento estratégico que podamos recibir es necesario para elaborar productos con valor agregado para la exportación. La industria debe ser competitiva para penetrar en mercados internacionales; hay mucho trabajo por desarrollar en conjunto y, en la medida en que existan estos diálogos entre los distintos sectores de la producción, veo un gran futuro para la industria”, agregó.

 

Acerca de las herramientas de trabajo y capacitación que propone el CEFICE para potenciar la exportación, el Ing. Songini mencionó “la gestión para la certificación de productos y el asesoramiento para su desarrollo, un plan de comunicación permanente, la implementación de capacitaciones especializadas y el desarrollo de estrategias para el comercio exterior”.

 

Como cierre, el Lic. Garaventa remarcó que, para dar respuesta a las demandas del medio, “la universidad tiene que escuchar el afuera para poder transformarse hacia adentro. Es un aprendizaje que podemos aportar a todo nuestro entorno”. “Para la UTN es fundamental una industria nacional pujante. Colaborar en el crecimiento industrial es para nosotros una obligación y nos permite seguir acompañando a nuestros graduados en su desempeño profesional”, completó.

 

“Aportes indispensables para la expansión comercial e industrial argentina”

El segundo panel comenzó con la palabra del Ing. Víctor Barbuto, quien celebró “este espacio como un aporte muy importante en la vinculación entre universidad e industria”. “Todos los sectores, cada uno con sus tiempos y particularidades, debemos poner nuestro esfuerzo para aportar al desarrollo productivo. El consenso es fundamental, y para conseguirlo el camino es el diálogo”, manifestó.

 

Martín Rapallini, por su parte, resaltó que el país “tiene capacidades y recursos para competir en el mundo”, aunque aclaró que el desafío para la industria es “aceptar nuestras falencias, incorporar tecnología y luego dar el salto para poder exportar”. “Debemos trabajar sobre los problemas reales, conocerlos en profundidad y hacer políticas públicas en función de ese conocimiento. El potencial es inmenso, tenemos una muy fuerte vocación industrial, pero hay que cuidar a la industria, proteger a la Pyme”, remarcó.

 

Desde el sector político, Mónica Litza se refirió a la transferencia tecnológica como un aspecto destacado que aporta valor a la producción. “Allí la universidad juega un rol muy importante”, dijo, y agregó: “El foco debe estar puesto en la economía del conocimiento, en el estímulo a la producción, a las Pymes; es nuestro compromiso como representantes elegidos por el pueblo trabajar en ese sentido”.

 

“Necesitamos ponernos de acuerdo en el modelo de desarrollo que queremos como país. Para ello, política, industria y academia debemos complementarnos”, completó la Diputada.

 

Como síntesis, los participantes coincidieron en la importancia de fomentar este tipo de encuentros donde el diálogo propicia la búsqueda de consensos en pos de un objetivo común: el desarrollo industrial del país. “Seguiremos trabajando por una Argentina industrializada”, cerró Julián Saragüeta. 

 

La jornada contó con la presencia de representantes de cámaras industriales, empresas y del Rector de la Universidad Nacional de Avellaneda, Ing. Jorge Calzoni.